Empresa cristiana

En la actualidad, en un mundo donde la fe y los valores caminan por una senda y los negocios por otra, es muy raro encontrar empresas que se definan desde sus inicios como cristianas. En un intento de unir estas 2 sendas en un trabajo humano buscando siempre la excelencia, la fundadora Elena Caride decide darle a aquello que ella define como “Dios me dió y me permitió crear”, la misma fuerza de la fe que inunda su vida. De allí, decide darle a Farho Colombia, la primer sucursal de Farho Latinoamérica, esta impronta espiritual, alineándose a las empresas que se describen en la jerga popular, desde la descripción espontánea de su propia gente “Cuando el jefe cree en Dios“. Así, en un mundo de negocios donde no existe vocabulario para expresar esta fuerte conjugación de trabajo y Fe, Elena Caride inicia para sus empleados clases de lo que ella llama PBC: Principios Bíblicos Corporativos, los valores con los cuales la empresa guiaría su caminar empresarial. Principios que aplicados a la empresa, conducirían al honesto cuidado del valioso personal humano ( creación de Dios ) en un posible equilibrio entre fe y trabajo, trabajo y Fe, logrando en un ejercicio de mejora constante, la excelencia que caracteriza las cosas realizadas por una mente grande y omnipotente como lo es Dios. He aquí a continuación si Ud. desea conocer nuestros principios bíblicos corporativos que están divididos en 4 grupos: Principios de Dominio Propio – Principios de Liderazgo – Principios de Administración – Principios de Productividad (Schrock, 2002: Fundamentos para el logro)